Ansiedad

La presión en el pecho aumenta, las náuseas junto con los temblores no ayuda mucho y la incertidumbre de no saber qué pasa nubla todo pensamiento posible.

El no saber que ocurre, el porque de las cosas es la sensación más estrangulante que conozco, me come por dentro toda esa impotencia de no saber qué pasa.

Lo pero de todo es que solo ocurre sin avisar, simplemente empieza con algo de confusión y desatino de la situación. Con la importancia de no poder hacer nada al respecto, solo se siente como aumenta la respiración y el pecho se comprime, cómo si estuviera alguien sentado sobre el. Las fuerzas en las extremidades disminuye significativamente lo que provoca que tiemblen sin más. Las náuseas ni se digan, junto con el calor y el malestar estomacal es un fastidio.

Por suerte no dura más de una hora la mayor parte del tiempo, y ya después de varios episodios lo sabes medio controlar. Simplemente queda respirar y esperar a que pase, distrayendo la mente pensando en otras cosas que no tengan relación alguna, quizás en un capítulo de una serie o la letra de una canción.

Puto el que lo lea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *