Una Oportunidad / Capitulo 1 – Recuerdos

La vida nos puede abrir muchas puertas pero tambien las puede cerrar, nos puede ofrecer logros y sueños cumplidos, al igual que podemos superar errores y desgracias. Para Nicolás no es tan diferente como para los demas, él tiene una vida muy sencilla de gustos ordinarios, suele darse lujos cuando puede pero no van mas haya de comprar un juego nuevo, cenar en un restaurant lujoso o tomarse un fin de semana al año a la orilla de la playa. Sus gustos y pasatiempos al igual que su vida son basicos, desde pasear a su perro Charly, ir al cine, leer un buen libro de preferencia novelas de misterio o casos de detectives estilo Sherlock Holmes, gusta de series televisivas preferentemente con un mensaje y de videojuegos RPG. Es un hombre sencillo de 34 años.

No suele hablar de su pasado, no lo recuerda, su primer memoria empieza al despertar en la camilla de un hospital, rodeado de ruido, alarmas y gente pasando por todo el lugar. Sin recuerdo alguno logro mentir y salir del lugar sin que supieran que perdio la memoria, el hospital era un caos aquel dia, y a el no parecia importarle quien era. Pero a pesar de su tragedia logro conseguir una nueva vida, ya mas de 10 años con esa nueva vida.

El apartamento que renta en un cuarto piso es algo pequeño para su gusto pero no se queja, tiene en la estancia principal una sala gris algo sucia por el uso frente de ellos una television con su consola de videojuegos, la zona del comedor esta algo apretada pero accesible para los invitados, en la cocina solo tiene una estufa llena de aceite y grasa, un refrigerador pequeño con problemas de enfriamento, hace ruido por la noche, tambien se encuentra una barra de de madera con dos bancos algo viejos, la barra generalmente la usa para cenar, en la habitacion tiene su cama matrimonial llena de ropa sucia y limpia, en el piso se puede encontrar de todo un poco como revistas, CD´s viejos, ropa y una que otra caja de pizza vacia.
Su apartamento es un desastre, suele estar sucio ya que las visitas son casi nulas para él.

Para Nicolás la vida la lleva muy tranquila y sin preocupaciones, como si se hubiera desecho de un enorme proble con su accidente de la memoria. No suele preocuparse por las cosas, solo espera a que se resuelvan solas, es muy tranquilo pero feliz.

1 Comentario

  1. Pingback: Pensamientos #1 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *