Quieto.

Antes de empezar esta interesante pensamiento improvisado en tan corto tiempo quiero decir que el tema fue elegido por alguien mas, espero cumplir sus expectativas.

Se recomienda escuchar mientras lo lees Spotify solo por mamador.

Explicación

He escuchado suficientes historias a lo largo de mi vida como para escribir una novela de cada situación, pero hay un tema que me llama más la atención de todos esos, las historias paranormales. Varias de las historias las considero algo espectacular quedándome escéptico al respecto, son tan irreales o imposibles que es imposible solo imaginar lo sucedido.

Una de las muchas historias de las que me he enterado, es aquella que cae en las apariciones de entes o espectros a simple vista del ojo humano. Está historia me la relato mi madre ya hace tiempo atrás. Cuenta ella que a media noche se levanta para ir al baño, con la vista algo borrosa, en ese tiempo usaba lentes, los cuales no uso por conocer bien la casa añadiendo que estaba oscuro y eran algo inútiles. Queda aclarar que la casa en la que vivíamos en aquel tiempo ya era vieja, tenia sus historias dentro de sus paredes. Dice ella que al salir del baño, deslumbrada por la luz recién apagada levanta la mirada para identificar por donde se dirigía una sombra oscura la detiene en seco, ella algo sacada de onda con voz suave se dirige a la sombra en cuestión para preguntarle quien es, esta a la reacción de sus palabras sacude su cabeza en forma de negación y retrocede un paso. Mi madre algo frustrada por no obtener respuesta inmediata levanta sus manos enfrente de ella, como queriendo tocar a la sombra para hacer hablar a quien fuera, a lo sucedido esta solo se desvanece en el aire haciendo visible lo que tenia detrás de ella, para su sorpresa atrás de esa sombra ya hacia una niña parada con la mirada fija en ella. Al impacto y coraje ésta en su reacción tardía prende el foco nuevamente lo cual provoca que se ilumine el corredor frente a ella, el cual esta vació.


Siendo honesto, si medio me dio miedo al estar escribiendo esta porquería, mas porque tengo dos ventanas en mi habitación y tengo la playlist a todo volumen en mis audífonos. Espero al menos ocasione un miedo pequeño.
No soy bueno relatando historias oídas. Añadiendo, obviamente invente algunas cosas, pero la historia es real.

Gracias por leer mis estupideces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *