Un Sueño Extraño

Tuve un sueño muy raro pero interesante, no me quiero quedar con las ganas de contarlo, así que lo escribiré aquí.

Ya estaba yo entrando a un salón de bodas, anteriormente ya lo había visitado en otro sueño, lo cual es muy normal en mis sueños, se pudiera decir que tengo una ciudad propia para mis sueños. Este salón de lo mas normal es un cuarto rectangular, en el centro en la pared frente a la entrada principal se encuentra la plataforma para el baile o espectáculos, el piso de esta plataforma es blanco, en cuanto al piso del resto de la habitación es alfombra café estándar, al igual que la mitad inferior de las cuatro paredes, la mitad superior es yeso pintado de color beige claro, en cuanto al techo es blanco con texturizado decorativo. El lugar cuenta con mas de 50 mesas redondas con 8 sillas en cada una, las mesas estaban decoradas con un mantel blanco y en el centro un florero de porcelana con rosas azules.
Entrando al lugar por la puerta del fondo a la izquierda me dirijo junto con un grupo de personas a la parte derecha del cuarto conforme entramos. En esa esquina ya hacia la mesa de regalos, en la cual nos esperaba un nota, la cual contenía las instrucciones para una tipo de misión. De repente detrás de la mesa sale un pequeño hombre para explicarnos el porque de la misión, lo cual no recuerdo lo que dijo, solo recuerdo el motivo de lo que diría, la misión.

Cambiando de escena de golpe, me encuentro en una antigua habitación de mi adolescencia, en la cual me acompañaba una mujer. El ambiente de la habitación estaba algo espeso, la luz que entraba por la ventana era azul turquesa, dando ese sensación de un amanecer helado, al mismo tiempo entre las cortinas se dejaba entrar destellos similares al reflejo del sol sobre los parabrisas de los automóviles. El cuarto estaba lleno de humo por los cigarros consumidos por los dos, casi no se podían ver las paredes blancas de la habitación, ya que esta era un poco grande a el tamaño convencional de un cuarto promedio. En medio ya hacia una cama matrimonia, y solo eso, no recuerdo ver visto algún otro mueble significativo en el cuarto. El piso blanco de azulejos los recuerdo fríos, ya que en ese momento estaba descalzo, con un short azul y una camisa blanca.
La mujer acostada sobre la cama me hablaba para que me acercara, yo frente a la ventana viendo nada, ya que solo se percibía la luz azul turquesa volteo para acercarme a ella, al estar a unos centímetros de ella pude notar todos sus detalles, como su cabello ondulado, para mi poco gusto corto un poco arriba de los hombros, teñido de un rubio opaco al cual ya se le notaban su raíces negras brotar por el apartado de su peinado, en sus orejas colgaban arracadas doradas, de las cuales he de confesar, son mi debilidad en las mujeres. Sobre sus pronunciados labios resaltaba un color rojo carmesí al igual que sus uñas de las manos y sus pies, portaba una camisa de botones blanca con rallas verticales celestes, en la parte inferior solo llevaba su ropa interior de encaje negra.
Al parecer no conozco en la vida real ya que su rostro no me parece familiar.
Ya los dos platicando en la cama recostados sobre nuestros brazo, solo recuerdo que me pedía que me mudara con ella, lo cual creo que yo estaba en desacuerdo.
En medio de la platica irrumpe mi hermano en la habitación haciendo que ella se enojara ya que yo me disponía para salir con el.

En otra escena ya estaba yo con un arma en mis manos y una moto-cross frente a mi, al parecer era hora de la misión antes comentada, la cual tenia que realizar junto a mi hermano. El lugar donde estábamos era una enorme bodega, la recuerdo bien, el piso era tierra suelta, las paredes eran altas y húmedas, el techo era de lamina y a lo largo y ancho le atravesaban bigas enormes de hierro. Se acercaba la noche, se alcanzaba a percibir el sol ocultarse en el horizonte.
Al oscurecer por completo, dejando solo iluminar el recinto por las lamparas fluorescentes ponemos el acto en acción, yo tomando la pistola guardándola dentro de mi pantalón por la parte de la espalda, subo a mi motocicleta y la enciendo de un brinco con el pie. Me dispongo a seguir a mi hermano en un barrio de escasos recursos, las calles no tenían pavimento en su lugar era tierra y piedras enormes por todas partes, los establecimientos estaban cerrando ya por la hora, y la gente se hacia notar menos por las calles. Después de un rato conduciendo pierdo a mi hermano en el camino, llegado al lugar de destino, este se encontraba infestado de pandilleros, solo afuera del lugar donde estaban habían mas de 50 hombres. Sin poder observar algún otro detalle suenan cinco disparos secos, la música se apaga que al mismo tiempo todos esos hombres corren apresurados al interior del edificio a su vez se escucha el encendido de una motocicleta, era mi hermano haciendo su trabajo, al parecer la misión antes dada era matar a un hombre, del cual se encargaría él y yo solo iría para cubrirle la espalda.
En plena persecución nos acercábamos a la ciudad, detrás de nosotros teníamos a cinco motocicletas detonando sus armas tirando a matar. Esquivando con nuestra suerte las balas logramos dar a un callejón de un edificio anterior mente visitado en otro sueño, en el cual se me había perdido algo. Antes de salir del callejón de frente a nosotros se encontraba una playa, mi hermano en una acción insensata para perder a quienes nos seguían, suelta una margena de un tanque de gas, al cual disparo después de avanzar los suficiente para que la explosión no nos alcanzara.

Al explotar dicho tanque de gas, mi sueño hace un alejamiento de pantalla y se muestra un menú de videojuego, posteriormente yo viendo a mi hermano como jugaba en una pantalla lo recién ocurrido.

Fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *